ir a la Página Principal
ir a la página de Documentos
  de Tecnología

Contenido

PRESENTACIÓN
Roberto Guevara

LOS MUSEOS Y EL PÚBLICO
Armando Gaglíardi

El consumo cultural

PARA PENSAR LO MASSMEDIÁTICO O LA FASCINACIÓN DE LA COMUNICACIÓN MASIVA
Marcelino Bisbal

POLÍTICAS CULTURALES Y PÚBLICOS
Carlos Guzmán Cárdenas

LA ATENCIÓN AL PÚBLICO COMO CANAL DE IMAGEN
Oscar Ernesto Buroz

El Estudio del Público

VENTURAS Y DESVENTURAS DE LOS ESTUDIOS DE PÚBLICOS
Graciela Scbmilcbuk

Estudios de Casos

PÚBLICOS Y MUSEOS
- ALGUNAS REFLEXIONES Y EXPERIENCIAS
Carmen Teresa Soutiño

LA ACCIÓN EDUCATIVA DEL MUSEO DE BELLAS ARTES:
UNA MANERA DE ESTRECHAR VINCULOS CON LA COMUNIDAD

José Ignacio Herrera

MUSEO ARMANDO REVERÓN - UN MUSEO QUE TUVO PÚBLICO ANTES DE SER MUSEO

María Elena Huízi Castillo

EL DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN COMO ENTE INTEGRADOR Y DINAMIZADOR DEL PÚBLICO EN LOS MUSEOS
María Gabriela Gil

Investigaciones

UNA APROXIMACIÓN AL PERFIL DEL VISITANTE DEL MUSEO DE CIENCIAS

Haydee Logreira

EL MUSEO DE LOS NIÑOS DE CARACAS Y SUS VISITANTES
Carolina de Navarro Josnil Rojas

LA POLÍTICA DE PÚBLICO EJE DE LA TRANSFORMACIÓN DEL MAVAO
Emilia Maury de Pearce

LA ESPECIALIDAD DE LA CASA.- UN MENÚ AL GUSTO DEL CLIENTE
Milagro Gómez de Blavia

CONCLUSIONES

 


MUSEO ARMANDO REVERON
UN MUSEO QUE TUVO PÚBLICO ANTES DE SER MUSEO

María Elena Huizi Castillo
Egresada como Lic. en Letras de la Uníversidad Central de Venezuela. Maestría en Lógica y filosofare la Ciencia, Instituto de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela. Se desempeñó como Jefe del Departamento de Investigación del Museo de Bellas Artes. Fue Gerente de Proyección Museística en la Fundación Galería de Arte Nacional. Actualmente se desempeña como Presidenta de la Fundación Museo Armando Reverón.

Desde sus inicios, la Fundación Museo Armando Reverón ha tenido entre sus objetivos, analizar y desarrollar programas tendientes a captar, educar, complacer y mantener el complejo, variado y no escaso público que tiene este pequeño pero singular museo.

Hay que recordar que el Museo Armando Reverón ha sido uno de los pocos museos venezolanos que antes de constituirse en tal, congregaba un público natural, que concurría a visitar al "maestro de la luz". El entorno creativo de Reverón, sus rituales pictóricos y la atipicidad de su forma de vida, despertó desde la instalación del pintor en Macuto, la curiosidad del visitante, convirtiéndose en un punto de referencia cultural, pictórica, anecdótica y hasta pintoresca, dentro de la región del Litoral Central.

Haciendo una discriminación geográfica, podemos afirmar que el público que actualmente visita nuestro museo está compuesto por habitantes del Municipio Vargas, visitantes provenientes de Caracas y otras localidades del país, y visitantes provenientes del exterior de la República.

Dentro de este amplio espectro, hemos considerado de interés -por la importancia que reviste para la promoción de la vida y obra de Armando Reverón y para el fomento de la cultura en general, aspectos que se hallan entre nuestros principales objetivos- dos grupos de visitantes, cuya captación queremos y debemos reforzar.

El primer grupo lo constituyen visitantes que hemos denominado "no intencionales", atendiendo a una discriminación que clasifica el interés, propósito o intención de la visita.
El grupo está compuesto por vacacionistas, bañistas, paseantes y demás población flotante que, por encontrarse "de paso" en la zona con propósitos de descanso, diversión y recreación, llegan al museo casi por azar o por personas que, conociendo la existencia del museo, "aprovechan" un paseo al litoral para venir al museo, como parte -no esencial, por cierto- de su programa recreacional. A este grupo -que difiere del público "especializado", o que asiste al museo como fin específico y que es, porcentualmente, menor en cantidad- es necesario captarlo de una manera que le permita conocer rápidamente las especificidades de nuestra oferta cultural y, sobre todo, que lo "impresione" de tal modo que lo convierta en un potencial visitante recurrente, multiplicador de información sobre la vida y obra del artista y promotor de las actividades e imagen de la institución.

Cómo atraer y mantener este tipo de público es una de nuestras preocupaciones fundamentales. Para ello es necesario crear las condiciones de impacto visual e informativo que permitan al visitante conocer y disfrutar al mismo tiempo y, también, hallar el espacio de sintonía con valores culturales que le son propios y cuyos contenidos lo emocionen.

Por otra parte, debemos estar conscientes de que el Museo Armando Reverón posee entre su infraestructura general, El Castillete, espacio que fuera taller y vivienda de uno de los artistas más importantes de la modernidad plástica latinoamericana. En este sentido, nuestro museo posee un potencial turístico de primer orden que debe ser desarrollado, promovido y canalizado para que la captación del público proveniente del extranjero se haga de manera regular y efectiva.

Para ello es necesario crear las condiciones anímicas en la estructura cultural y turística que permitan que el museo se inserte adecuadamente en los escuetos programas turísticos de la zona. También es necesario -mientras la política de turismo no encuentre vías acertadas de implementación- crear nuestros propios mecanismos de captación del turista. Es indudable que ésta es una tarea impostergable, si la analizamos dentro del marco de la difícil crisis financiera de los últimos años. Pero se hace impostergable igualmente porque dentro de la cultura venezolana la obra de Reverón constituye un valor incontestable, por tanto, el museo que lleva su nombre e imagen, merece cobrar un justo sitial dentro del conjunto de las ofertas turísticas de la nación.

I.- PÚBLICO NO INTENCIONAL

Utilizaremos la palabra público en relación a un sentido estricto que lo vincula con el concepto de "visitante", es decir, de quién hace acto de presencia física en las instalaciones.
Por las particularidades del Museo Armando Reverón -es un museo monográfico, vivienda y taller de un artista importante-, es el público espontáneo -el más "fresco" y posiblemente menos prejuiciado- el que es capaz de ser captado a través de la sorpresa y la impresión. Por lo tanto, el Museo debe captar y fijar su atención desplegando imágenes de forma y contenido claramente inteligibles, en las que la información esté dada de forma sintética y amena, y que, al tiempo, tengan la fuerza significativa que permita que los contenidos se graben en su memoria y en su emoción. El público así captado es motivado a buscar, posteriormente a su visita, mayor información sobre el artista y a convertirse en multiplicador de nuestra actividad y de la vida y obra de Reverón. Este visitante, siente y comunica que vió y asistió a un sitio único y diferente, y que conoció la vida de un hombre -un venezolano- ejemplar.

Tomemos El Castillete como ejemplo: un visitante que acude a las playas, de regreso ve el anuncio en la autopista y decide, casi azarosamente, visitar el Museo Armando Reverón. Entra al Castillete. No podemos esperar que se detenga a leer textos largos y complejos que sólo causaran angustia a su curiosidad. Por tanto, habiendo estudiado este comportamiento, estamos diseñando mecanismos audaces de señalización en El Castillete. Estos mecanismos son -en nuestra planificación- ricos en imágenes y en información básica, la cual es expuesta de forma grata, sintética y coherente que de inmediato capte su atención y le permita ir conociendo el espacio que visita.

Existe una actitud detectada que hemos llamado el "síndrome Monalisa". Se refiere a que el visitante que asiste a determinadas instituciones quiere ver -y exige ver- obras que de alguna manera son hitos de la mitología de una comunidad. Si vamos al Louvre, vamos, en parte para ver a la Monalisa; algunas personas manifiestan su desagrado al acudir a la Galería de Arte Nacional y no ver el extraordinario "Miranda en la Carraca".
Igualmente, muchas personas visitan nuestro Museo y expresan su queja al no ver las hermosas obras de Armando Reverón.

Está claro que, ni el Museo posee una vasta colección pictórica, ni -aunque la poseyera- sería aconsejable ni factible su exposición permanente, sobre todo por la delicadeza de los materiales con que fueron realizadas estas piezas, cuya conservación impide su exhibición permanente y continua.

Pero no podemos obviar, por esto, el deseo y el justo anhelo de un público que quiere ver a Reverón en sus obras. Para ello, se están diseñando una serie de dispositivos informativos de alta calidad visual, que permitan al visitante acercarse a la obra reveroniana a través de reproducciones de sus piezas más significativas.

En 1991 se diseñó una museografía para El Castillete en la que se desplegaron amplios fotomurales donde se apreciaba al artista en su cotidianidad, la cual funcionaba en relación a los fines de información y comunicación de que hablamos. Esta museografía se está rediseñando y ampliando en imágenes y en número de dispositivos, y se está estudiando la posibilidad de implementar nuevos materiales que sean más resistentes a las duras condiciones climáticas de la zona.


II.- ¿COMO HACER DEL MUSEO ARMANDO REVERÓN UN PUNTO TURÍSTICO?


No es necesario profundizar demasiado para conocer las condiciones y particularidades que hacen del Museo Armando Reverón un lugar privilegiado desde el punto de vista turístico.

Para plantear este tema, nos hemos basado en un pequeño análisis realizado por nuestro equipo de guías de museo, con formación superior en Turismo. En este Anteproyecto "El Museo Armando Reverón como producto turístico" las T.S.U. Ana Moreno, Merielén Salazar y Ayarí Bruzual, exponen lo siguiente:

"Objetivamente hablando, el Museo Armando Reverón posee los componentes necesarios para conformar un producto turístico real. Es un atractivo cultural que genera atención por su originalidad: el Castillete fue hogar y taller de uno de los pintores más importantes del país y reconocido internacionalmente por sus obras.

La connotación mágico-maravillosa de su espacio físico y la producción artística de Reverón, el ambiente sencillo y el contacto directo con la naturaleza, lejos de mostrar la pobreza material de aquel entonces, irradia la riqueza interior de un hombre que se enamoró de la luz del trópico y la reflejó en su pintura de una manera genial.

Además de El Castillete, vivienda y taller del pintor, el Museo cuenta con un Edificio Anexo en el que se realizan exposiciones durante todo el año relacionadas con el artista y su contexto. Esto hace que el atractivo supere el estatismo que caracteriza algunos museos monográficos, permitiendo la diversidad expositiva, al tiempo de ofrecer al visitante todas las comodidades, condiciones y ofertas de un museo contemporáneo.

Pero al mismo tiempo el Museo Armando Reverón tiene la particularidad de que por encontrarse en un ambiente marino y por las mismas características de la forma de vida de Reverón, permite a los visitantes sentir comodidad y agrado. Muchas personas aseguran -a través de opiniones orales y escritas- sentir la paz y tranquilidad espiritual que hizo que Reverón se enamorara del sitio. Vale la pena citar algunas opiniones de nuestro libro de visitantes:

'Original muestra de la naturalidad de tan pintoresco y original hombre. El Castillete es admirable.'
'Los felicito por el buen mantenimiento de El Castillete en cuanto a vegetación y animales. Es un lugar realmente hermoso.'
'La presencia de Reverón permanece en su Castillete. Gracias por cuidarlo con tanto esmero.'

El prestigio alcanzado por la obra de Reverón y las particularidades definitivamente excéntricas de su modo de vida, hacen del Museo Armando Reverón, un atractivo cultural único en su estilo a nivel nacional y también internacionalmente.

Finalmente, el atractivo cuenta con las facilidades básicas de permanencia, alimentación y recreación de los visitantes (hoteles, restaurantes, tascas, balnearios, etc.), así como con vías de acceso idóneas, que permiten el fácil desplazamiento automotor y peatonal al Museo."

Como producto turístico el Museo Armando Reverón tiene como Objetivo General: "Promover y difundir la vida y obra del pintor Armando Reverán como un atractivo turistico-cultural auténtico de la región".

Estos objetivos se logran a través de las siguientes acciones:

  • "Preservar al Museo Armando Reverón como un producto turístico factible de ser incluido en la oferta turística regional y nacional".
  • "Hacer un sondeo de la demanda actual que posee el Museo para elaborar un plan de promoción que abarque diversos segmentos del mercado y así diversificar la demanda que posee el atractivo".
  • "Efectuar un análisis de la situación actual del Museo en el ámbito turístico regional y nacional que sirva como base para el diseño del producto".
  • "Elaborar una serie de propuestas que permitan canalizar los objetivos planteados y lograr crear un producto óptimo y acorde con las necesidades de proyección y desarrollo de la fundación

    Para que una experiencia museística sea afortunada a nivel turístico, deben conjugarse varios elementos que desglosamos en orden de prioridad:

    1.- El Personal: Sabemos que Venezuela no es un país que haya desarrollado a cabalidad los amplios potenciales turísticos que posee, y quizás el primer potencial que poseemos los venezolanos en este sentido sea la gente. Pero el personal que trabaja en sitios turísticos aún no participa de una tradición de servicio que, en otras naciones, es característica y cuyas peculiaridades son reconocidas como atractivo turístico en sí mismo.

    Por este motivo, hemos insistido en que el personal que trabaja directamente con el público (guías, informadores, oficiales de seguridad) tomen conciencia de lo que significa trabajar en "la casa de Armando Reverón". Tener orgullo de un valor que les pertenece y que los identifica, viene seguido de la necesidad de transmitir este conocimiento con entusiasmo y pasión. El interesante trabajo (realizado por las guías del Museo) en el cual basamos nuestros datos sobre turismo, demuestra la importancia que para nuestro personal reviste el desarrollo de una visión turística para una institución como el Museo Armando Reverón.
    De allí que hemos tratado de formar un cuerpo de guías especializadas en Turismo, en cuya formación el Museo les aporta -a través de los Departamentos de Investigación y Educación- los conocimientos en Artes Plásticas, Museos y, específicamente, vida y obra de Armando Reverón que hacen que su labor sea eficiente y muy especializada.

    "Muy completa exposición y con buena atención".
    "Muy bien el Museo. Agradecida por la amabilidad".
    "Lo que más me gustó fue el amor demostrado por el personal".

    A través de estos comentarios podemos percibir que el personal que de al visitante en nuestra institución es altamente idóneo y que está comprometido a un nivel profesional y emotivo con los fines de la institución.

    2.- El Sitio: Poseer una oferta atractiva por su valor autóctono histórico, cultural es quizás una de las características de nuestra institución que más favorecen su desarrollo como punto turístico.

    3. Materiales Promociónales: Todo turistas desea preservar en el tiempo el recuerdo de su experiencia turística. El souvenir cobra entonces relevancia como material promocional que trasciende grandes espacios y lapsos. Estos objetos cobran en el tiempo y la memoria gran significación para quien los obtiene, por tanto deben reunir fuerza simbólica y estética, que refiera siempre al sitio donde la persona lo obtuvo

    Se busca a través de estos objetos despertar en el turista -además de la ciencia de lo nuevo, lo desconocido, el viaje, la aventura- los íntimos vínculos poéticos, nostálgicos, lúdicos y simbólicos con el Museo y con Reverón.

    Sabemos, además, que dentro del desarrollo del mercado cultural actual, los souvenir de museos son altamente buscados por un público que, aunque no podría adquirir una obra original, desea poseer un objeto que dé testimonio de su gusto por el arte.

    A este fin deben diseñarse objetos promociónales para amplios grupos socioeconómicos y etáreos, a fin de cada quién encuentre el objeto que más se adapte a su necesidad.

4.- Inserción en la Red Turística:
Aunque la inserción en la red turística es un aspecto que trasciende las posibilidades del museo, estamos desarrollando las políticas interinstitucionales que permitan al Museo comenzar a existir como oferta turística regional y nacional. Contactos con las corporaciones de turismo, direcciones de turismo, agencias de viajes, hoteles, etc., han permitido, en cierto modo, vislumbrar una futura inserción del Museo dentro del complejo e hipertrofiado panorama turístico nacional.

Por lo pronto, el Museo posee una planta turística en la que existen una serie de hoteles, posadas y restaurantes con capacidad de albergar a turistas nacionales e internacionales, los cuales deben ser tomados como puntos de captación de visitantes y, al mismo tiempo, como puntos de recepción y atención al turista.

Es necesario realizar un inventario de la oferta turística existente para que el turista cuente con la información necesaria de las facilidades y servicios existentes en la zona.

 

< Anterior Ir Arriba

Siguiente >

 



| instituciones | lineamientos | tecnología | gestión | intercambios | cómo usar el sistema | ayuda |